Azúcar significa más divisa

El inicio de la zafra se prolonga para finales de noviembre a causa de las lluvias. La industria mejor reparada, suficiente caña en los campos y la elevada disposición de los azucareros garantizarán una zafra superior
Por Julio César Cuba Labaut
Fotos: Lorenzo Crespo Silveira

El déficit de moneda libremente convertible es uno de los principales problemas que enfrenta la Economía cubana, y una de las vías fundamentales con que cuenta el país para obtenerla es la exportación de azúcar.
De ahí el empeño de los azucareros guantanameros para hacer una zafra eficiente de verdad, y de paso borrar los amargos y angustiosos recuerdos de la contienda pasada, que no fueron pocos.
La industria recobra “vida”

Joaquín González Caballero, jefe de área en el ingenio, asegura que este año la mayoría de los recursos llegaron más a tiempo y cuando no sucedió así los trabajadores pusieron el extra para cumplir el mantenimiento.

“Lo que más nos golpeó entonces fueron la falta de calidad en la reparación de la industria por demora en el arribo de los recursos que asignó el país y las continuas paralizaciones provocadas por problemas operacionales e indisciplinas tecnológicas, al inicio, y luego las lluvias”, enumeró Eduanis Tusón García, jefe de Mantenimiento de la Unidad Empresarial de Base (UEB) Central Argeo Martínez.
“Todo ello más el tiempo perdido (11 por ciento en vez de 3 como se había planificado), y la prolongación de la zafra un mes y medio después de la fecha prevista para su terminación, condujo a la ineficiencia y finalmente al incumplimiento del plan”, precisó.
Explicó el ingeniero mecánico, con seis años de experiencia en el sector y dos de ellos en el Argeo, único central que molerá en la actual contienda, que antes de concluir la pasada inició la preparación de la presente zafra, sobre la base de las principales deficiencias de la anterior.
“Sabíamos que el tiempo era corto porque fuimos los últimos del país en parar las maquinarias y seremos los primeros en arrancar ahora, por lo que debíamos planificarnos mejor cada detalle para enfrentar la reparación con rapidez, organización y calidad. Y eso hicimos”.
Según el ingeniero, la limpieza, desarme y conservación de los equipos se realizó en los 30 días hábiles establecidos, como indica la Norma técnica número 52, y en lo adelante prosiguieron las demás actividades que incluyeron varias reparaciones capitales.
Entre los trabajos de mayor envergadura, mencionó la reparación del enfriadero de agua del ingenio, de los condensadores, la sustitución de las tuberías de gran diámetro, así como el cambio de posición de los cristalizadores que reduce la distancia de bombeo de la masa de azúcar hasta la centrífuga, este último causante de numerosas interrupciones en la zafra anterior.
“También se acometió la reparación capital, con soportes nuevos, del segundo juego de cuchillas del basculador, del tanque de miel y el montaje de un economizador en una de las calderas. Esos cambios contribuirán a reducir o eliminar en su totalidad las paradas de la fábrica, optimizar el tiempo, lograr mayor rendimiento y por ende más eficiencia”, acota.

El joven Rudi Cosme, jefe de turno integral, y el veterano Marcelino Pagán, operario de la centrífuga, son dos hombres claves en el central.

“Para comprobar el funcionamiento de lo que íbamos haciendo, realizamos un ejercicio en seco, en el que logramos mover el 63 por ciento de lo equipos que intervendrán en la molida. Más tarde el 14 de noviembre se hizo la prueba general del ingenio, con la participación del 95 por ciento de esos aparatos, cuyo resultado fue satisfactorio.
“Tanto las reparaciones como los ensayos nos permitieron detectar las deficiencias y corregirlas en su mayoría, pero todo ello requirió extender las jornadas de ocho a 12 horas diarias, incluidos los sábados, trabajar los domingos hasta el mediodía, además de que muchos obreros renunciaron a parte o sus vacaciones completas para apoyar en el mantenimiento.

El ingeniero Eduanis Tusón, jefe de Mantenimiento, dijo que la limpieza, desarme y conservación de los equipos se realizó en los 30 días hábiles establecidos.

“Sin dudas fueron dos meses y medio de duro bregar, pero lo más reconfortante es que los trabajadores, sobre todo los que han permanecido “pegados” a los hierros y seguirán sacándole la sacarosa a la caña, se sienten estimulados por haber percibido buenos salarios en esta etapa y con ese mismo espíritu van a enfrentar la molienda”, destacó Tusón.
Dando indicaciones para corregir detalles en medio del ajetreo que siempre imponen los días previos al inicio de la zafra, conversamos con Julio Limonta Muñoz, director del Central Argeo Martínez, hace un año.
“Lo logrado se debió, en primer lugar, a una mejor planificación y organización de los recursos materiales y humanos: “La industria está en mejores condiciones pues a diferencia de años anteriores la reparación tuvo más calidad y abarcó el ciento por ciento de los equipos, al tiempo que se contó con asesoría especializada del Grupo técnico de AzCuba en la provincia y el país.
“Además todo el personal, en especial el que ocupa puestos claves y decide en la molienda: cuadros, jefes de áreas, de brigadas y de turnos, mecánicos, operarios… recibió capacitación para maniobrar la fábrica con eficiencia”, apuntó.
“Por esas razones le confieso que estamos obligados a ser eficientes y cumplir el plan de producción de azúcar, que este año supera las 28 mil 500 toneladas, de las cuales 15 mil se destinarán al consumo nacional y el resto a la exportación. Mi única preocupación es la falta de dos aditamentos para la industria: un coplin para el molino y un cheque de una bomba, que deben resolverse en los próximos días”, reveló.

Julio Limonta Muñoz, director del Central Argeo Martínez: “Lo logrado se debe a una mejor planificación y organización de los recursos materiales y humanos y al esfuerzo de los trabajadores.

Junto a varios trabajadores, dándoles los últimos retoques a los equipos en el área del basculador y el molino, encontramos a Joaquín González Caballero, su jefe, quien lleva 27 años en esa función. “Este año la mayoría de los recursos llegaron más a tiempo y cuando no sucedió así los trabajadores pusimos el extra para cumplir el mantenimiento.
“Ahora corregimos las fisuras, y aunque nos falta una pieza del molino que nos impide arrancar, estamos listos para en cuanto llegue a nuestras manos instalarla y probarla”, dijo tras reconocer que las reparaciones fueron más profundas y hubo mayor exigencia.
De recorrido por el Central, Rudi Cosme Dima, jefe de turno integral, nos invitó a visitar el área de la centrífuga. “Aquí pasa lo mismo que en tu casa, cuando está todo limpio y organizado, te sientes mejor”, confesó y señaló que el pasado año el mantenimiento fue pobre y con pocos recursos.
“En este se trabajó intensamente y el salario, que antes promediaba entre 400 y 500 pesos, se elevó por encima de los mil mensuales y eso mantiene a los trabajadores entusiasmados”, añadió.
Por su parte Marcelino Pagán Taureaux, operario de la centrífuga, hace 10 años, expresó sentirse satisfecho porque se puso mayor interés en la zafra. “Se pintó el central que nunca se había hecho, y todo está como nuevo para empezar la zafra”, acotó con visible emoción.
La caña sobra en los campos

“Hay caña suficiente para entregar al ingenio las tres mil 100 toneladas diarias que debe moler y un poco más”, aseguró Niovis Iznaga Jarrosay, jefe de cosecha en la Unidad Empresarial de Base Atención a los productores.

Están listos 11 combinadas, 30 alzadoras y 72 camiones con remolques para el corte y tiro de la materia prima.

“Este año tampoco habrá movilizados de la CTC, por lo que mil 280 macheteros de diferentes unidades productivas deberán garantizar dos mil 153 toneladas de la gramínea en cada jornada, mientras 11 combinadas tienen en plan asegurar mil 256”, aclaró.
Además informó que a los que participarán en el corte manual ya se les entregó ropa, calzado, sombrero mocha, guantes y lima.
Jarrosay señaló el deplorable estado de los caminos cañeros como una de las principales dificultades que hoy enfrenta el Grupo Azcuba en la provincia. “De los 148 kilómetros planificados sólo 69 se habían reparado hasta que casi dos semanas atrás comenzaron las lluvias, por lo que hay que pasarle la “mano” nuevamente”, reconoció.
Explicó que hasta el domingo debe avanzarse, fundamentalmente, en cuatro zonas: La Cristalina, de Manuel Tames, Cuneira, Argeo Martínez y Costa Rica que es por donde van a comenzar los cortes, de manera que se asegure el traslado de la caña desde los campos hasta los centros de recepción.
Por su parte Félix Alexander Silvano, especialista principal de mecanización en la UEB Atención al productor, manifestó que están listos 11 combinadas, 30 alzadoras y 72 camiones con remolques para el corte y tiro de la materia prima. En tanto aclaró que en la venidera zafra disminuirá la cantidad de caña larga y con materias extrañas que llegará directo al basculador.
Aunque en nuestra visita al ingenio, el pasado martes, se nos informó que la falta de dos aditamentos podían poner en riego la arrancada del central, Jorge Batueca Martínez, director del Grupo AzCuba en Guantánamo, confirmó que lo que verdaderamente obligó a reprogramar la fecha de inicio de la zafra para finales de mes fue el brix (grado de concentración de azúcar en la caña) por debajo de 18, y la situación de los caminos cañeros.

Rogelio García, operador de esta combinada KTP 2M, le da los últimos retoques y dice estar listo para iniciar el corte.

“La caña de aquí es la de mejor contenido de azúcar del país, pero los aguaceros más recientes la afectaron. Por eso estamos a la espera de que se recupere para empezar a moler y poder cumplir el llamado de la máxima dirección del país a sacarle el máximo dulce posible a la gramínea”, precisó.
“Respecto a los caminos que faltan –puntualizó- se irán reparando al mismo tiempo que la zafra avanza, es más complicado pero no tenemos otra alternativa.
Finalmente afirmó que esos inconvenientes no serán óbice para hacer una zafra superior no sólo en cantidad de azúcar sino también en calidad y eficiencia, y que en lo adelante lo más importante es operar bien la fábrica pues se cuenta con la industria mejor reparada, suficiente materia prima y elevada disposición de los trabajadores.

Anuncios

Acerca de juliocuba

Periodista, amante de su Patria
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s