El derecho a un lugar digno en el planeta

Por Julio César Cuba Labaut
Mientras la gusanera cubano-americana de Miami, rancia y desprestigiada, protegida por el gobierno de los Estados Unidos, se empeña en desacreditar a la Revolución cubana, acusándola de violar los derechos humanos, más de 100 mil guantanameros desfilaron este Primero de Mayo Por la plaza Mariana Grajales Coello para reafirmar el carácter humanista y solidario de la patria libre que soñó José Martí.
Así pasó en todas las plazas del país, donde al mismo tiempo que millones de hijos de esta tierra marcharon para celebrar el Día Internacional de los Trabajadores, coincidentemente en Ginebra una delegación de nuestro país presentaba, ante el mecanismo de Examen Periódico Universal (EPU) del Consejo de Derechos Humanos un informe que, por segunda vez, muestra al mundo las innegables realizaciones en el pleno disfrute de los derechos humanos en la Isla.
Su presentación por Bruno Rodríguez Parrilla, canciller cubano, también expuso los beneficios que reciben millones de personas en numerosos países, a través de la cooperación internacional desarrollada por Cuba en esferas vitales como la Salud y la Educación…, ayuda desinteresada que agradecieron a nuestra pequeña y subdesarrollada nación, más de 100 representantes de los países asistentes.
Cuba llegó a este nuevo examen luego de varios meses de intensa preparación y tras haber desarrollado un amplio proceso de consultas que involucró a instituciones estatales, del gobierno, el Parlamento y la sociedad civil, además de un sólido historial en la promoción y protección de todos los derechos humanos de su pueblo y de otras naciones del mundo.
Desde el anterior examen ante el EPU, en el 2009, uno de los acontecimientos más trascendentales acaecidos en la Isla en el orden jurídico e institucional fue la adopción, por la Asamblea Nacional del Poder Popular, de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución.
Los mismos están dirigidos a garantizar el avance y perfeccionamiento de la sociedad cubana, su desarrollo sostenible, la elevación de la calidad de vida de los cubanos y cubanas y el progreso hacia una sociedad cada vez más justa, libre, independiente, solidaria y equitativa, así como la defensa de la independencia y soberanía del país.
También se trabaja en el proceso de creación del marco legal e institucional del país para la actualización del modelo económico y la preservación de forma sostenible de los principios de justicia social, igualdad y solidaridad que caracterizan a la sociedad cubana, y al tiempo se fortalece el carácter democrático, con leyes, políticas y programas de clara naturaleza popular y participativa, conforme a las más altas aspiraciones del pueblo.
Esas medidas han contribuido a la ampliación de la protección de los derechos humanos y de la seguridad ciudadana en el país. Estudios realizados en los últimos años demuestran que existe una percepción de seguridad en la ciudadanía, caracterizada por un ambiente de tranquilidad, orden interno y confianza en el sistema de justicia penal y policial. Y junto a ello, la inexistencia de organizaciones criminales permite la materialización efectiva de los derechos fundamentales refrendados en la Constitución de la República.
A pesar del bloqueo que durante más de 50 años impone a la isla el gobierno de Estados Unidos y su inmenso costo económico y social, Cuba ha cumplido gran parte de las metas establecidas por los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM): erradicó la pobreza extrema y el hambre, logró la enseñanza primaria universal), en tanto promueve la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de la mujer y redujo la mortalidad de los niños menores de cinco años.
El Estado garantiza a todos los cubanos el acceso universal y gratuito a la Salud Pública. En el 2012 el país alcanzó una tasa de mortalidad infantil de 4.6 por cada mil nacidos vivos, la más baja de América Latina y el Caribe, y la mortalidad materna fue de 21.5 por 100 000, ubicándose entre las más bajas a nivel internacional.
En ese sector, de vital importancia, se realizaron modificaciones en la atención primaria para aumentar la efectividad del Programa de Atención-Consultorio del Médico y la Enfermera de Familia, se priorizó la elevación de la calidad de la salud pública a través del uso más efectivo de los recursos y los cambios en la docencia, y se reforzó el Programa Materno-Infantil.
En Educación también los avances fueron significativos. La UNESCO en el 2011 reconoció a Cuba con un desarrollo alto, y la ubicó en el lugar 14 a nivel mundial por su Índice de Desarrollo de la Educación para Todos (IDE). No obstante, se trabaja para lograr una mayor calidad en los niveles de enseñanza y se han introducido cambios, dirigidos a seguir perfeccionando la formación de maestros y a incrementar el rigor y la eficacia en la preparación de los estudiantes.
Los mencionados son algunos de los derechos y conquistas elementales de los que gozan todos los cubanos, sin distinción de raza, credo y sexo. Para defenderlos este primero de Mayo, los guantanameros dieron otro sí por la Revolución, Fidel, Raúl y Maduro, quienes tal como hizo Chávez, seguirán dándole a los más humildes el lugar digno que les corresponde en el planeta.

Anuncios

Acerca de juliocuba

Periodista, amante de su Patria
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s