Centro de Desarrollo de la Montaña: La Ciencia fertiliza las serranías

El CDM mereció reconocimiento del General de Ejército Raúl Castro Ruz, presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, por recibir la certificación de entidad de Ciencia e innovación tecnológica. Múltiples proyectos materializados en esa entidad han contribuido a la solución de problemáticas en los macizos montañosos del territorio

Por Yaneysi Nolazco y Julio César Cuba
Fotos: Leonel Escalona Furones

Cuando casi cumple 20 años de existencia, el Centro de Desarrollo de la Montaña (CDM) sigue siendo noticia, y esta vez con inusual relevancia: científicos de esa institución, única de su tipo en el país, crearon dos productos farmacéuticos a partir del veneno del alacrán en forma natural, los cuales fueron registrados hace sólo unos días por la Oficina Cubana de la Propiedad Industrial.

Dicho así, pudiera parecer insignificante, sin embargo eso quiere decir que ahora muchas personas en el mundo podrán disponer de esas nuevas sustancias, identificadas con las marcas RJ SCORHPROT y TOXAL-CG, que por sus probadas propiedades antibacterianas resultan muy efectivas para combatir microorganismos y patologías que afectan a los organismos.

“Este es el único centro que está acreditado para la investigación científica en la provincia, y contribuye a crear una cultura de la producción, de los cultivos, de la sociedad, de los comportamientos humanos en condiciones de montaña”, afirma Jesús Martín Pérez, director del CDM.

“Este es el único centro que está acreditado para la investigación científica en la provincia, y contribuye a crear una cultura de la producción, de los cultivos, de la sociedad, de los comportamientos humanos en condiciones de montaña”, afirma Jesús Martín Pérez, director del CDM.

“Este es el único centro que está acreditado para la investigación científica en la provincia, y contribuye a crear una cultura de la producción, de los cultivos, de la sociedad, de los comportamientos humanos en condiciones de montaña”, afirma Jesús Martín Pérez, director del CDM.

Ese logro científico, que por primera vez alcanza el prestigioso centro, es solo un botón de muestra de sus numerosos aportes en la transferencia de conocimientos, tecnología y visiones para el desarrollo integral y sostenido de las montañas, lo cual constituye su principal misión desde que fue inaugurado, el 3 de febrero de 1994, por el General del Ejército Raúl Castro Ruz , entonces Ministro de las FAR y actual Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros.

“En las dos décadas ejecutamos 98 proyectos de investigación y desarrollo, de los cuales 36, de alcance nacional, aportaron tecnologías que quedaron instauradas a lo largo del país. Los restantes han contribuido a la solución de problemáticas en los macizos montañosos del territorio, con muy buenos resultados”, precisa Jesús Martín Pérez, director del centro, ubicado en Limonar de Monte Ruz, municipio El Salvador.

Entre los más relevantes de los últimos 10 años, el directivo menciona los estudios asociados al cultivo del cacao y el coco, la repoblación forestal, y manejo de métodos y técnicas para obtener mayores y mejores producciones, en armonía con esos frágiles ecosistemas.

“Aunque no somos responsables de lo producido en las montañas, el centro forma un capital humano con conocimientos suficientes para trabajar en esas condiciones y tributa a los campesinos, tecnología apropiada para diversificar y aumentar la calidad de los cultivos”, puntualiza Martín Pérez.

Pilares imprescindibles

Entre los aportes más relevantes Amaury Díaz Rodríguez están las investigaciones sobre inventarios de las orquídeas.

Entre los aportes más relevantes Amaury Díaz Rodríguez están las investigaciones sobre inventarios de las orquídeas.

Aunque para hacer Ciencia es indispensable la labor de los 69 trabajadores del CDM, la de los 18 investigadores que integran el colectivo resulta imprescindible. Por esa razón conversamos con Amaury Díaz Rodríguez, Master en Ciencias, uno de esos pilares sin los cuales hubiera sido imposible obtener tan notables resultados.

Él comenzó a trabajar allí el 15 de junio de 1991, cuando aún no se había inaugurado oficialmente, siendo ingeniero fitosanitario, y desde entonces lo hace en el laboratorio de microbiología, desarrollando alternativas para el control de plagas y enfermedades en cultivos y de fertilización orgánica.

Entre los aportes más relevantes Amaury Díaz Rodríguez están las investigaciones sobre inventarios de las orquídeas.

Entre los aportes más relevantes del también fundador del Centro están las investigaciones sobre inventarios de las orquídeas desde hace 15 años. “En la meseta Guantánamo-El Salvador-Yateras, la región natural más extensa de la provincia, encontramos 95 especies endémicas, 65 más de las que ya se conocían”, explica.

“Las orquídeas generan sustancias que permiten resolver problemas en la agricultura, como factores de potenciación para el desarrollo de los cultivos, por ejemplo, y en la industria farmacéutica, como base para la obtención de productos (esencias florales…), que combinados con otros pueden curar disímiles dolencias, además de contribuir a la sustitución de importaciones”, precisa.

“Por eso, nos dedicamos a conservarlas y estudiar especies de mayor potencial ornamental, cuya composición fitoquímica es mucho más variada, sin embargo ese asunto es poco tratado en nuestro país, que sólo aprovecha ocho tipos de ellas para esos fines”, comenta Díaz Rodríguez, quien augura un futuro promisorio a los resultados de las investigaciones de esas plantas fabulosas.

Especial connotación atribuye el investigador al uso de los microorganismos benéficos obtenidos en esa institución científica, los cuales favorecen el desarrollo de las plantas, las protegen contra patógenos e incrementan sus rendimientos. También mejoran las condiciones físico-químicas del suelo, al tiempo que se emplean como probióticos en la alimentación animal y como biofertilizantes.

Para su producción en una pequeña fábrica dentro de la propia instalación, emplean tecnología artesanal, en la que aprovechan microorganismos existentes en el suelo, a los cuales suministran sustratos (melaza de caña o guarapo, suero láctico, salvado de trigo o de arroz) y multiplican mediante el proceso de fermentación.

“Su eficacia fue demostrada en el crecimiento de las posturas de cafeto y se prueba en otros cultivos como los forestales, frutales y ornamentales”, asegura Amaury.

centro_desarrollo3_3024288Otro científico que privilegia la plantilla del CDM es Rodolfo Rodríguez Ravelo, Master en Biología e investigador auxiliar, quien lleva 15 años vinculado directamente a los proyectos de biomedicina.

Inició su trabajo con los estudios del alacrán en 1999. Al respecto el centro aportó toda la información que permitiera la domesticación del Rophalurus junceus, especie utilizada por más de 20 años con fines médicos, entre los 55 tipos de escorpiones existentes en Cuba, de los cuales el 40 por ciento habita la región oriental.

“Hemos demostrado la amplia diversidad genética de las poblaciones de estos arácnidos, los cuales son fundamentales para su conservación y la utilización de la toxina, algo poco estudiado hasta ahora en el país”, afirma Rodríguez Ravelo.

Rodolfo Rodríguez Ravelo se dedica al estudio del alacrán azul desde 1999.

Una de las cualidades que distingue al centro, perteneciente al Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, es su composición, al estar representado por todas las disciplinas científicas: investigadores de las ramas sociales, agronómicas, básicas como la química y la biología, lucha contra plagas y enfermedades…

Noryaisi Abreu Romero atiende proyectos relacionados con el desarrollo de tecnologías para la producción sostenible de alimentos y cómo lograr plantaciones de café más resistentes.

Noryaisi Abreu Romero atiende proyectos relacionados con el desarrollo de tecnologías para la producción sostenible de alimentos y cómo lograr plantaciones de café más resistentes.

Noryaisi Abreu Romero, licenciada en Estudios Socioculturales, es una de las que aporta a los diferentes proyectos que allí se implementan. “Indagamos acerca de la cultura de los pobladores y productores de las zonas para familiarizarnos con sus costumbres y la forma en que se transmiten de una generación a otra. Recordemos que los conocimientos agronómicos también son socioculturales”, comenta quien ascendió de auxiliar de servicio hasta el nivel profesional.

“Los más recientes se vinculan con las transformaciones sociales en las serranías a raíz del reordenamiento laboral y el impacto del Decreto Ley 300, los cuales se pusieron en práctica en la cuenca del Toa, escogida precisamente por el creciente éxodo del campesinado desde esa zona hacia la ciudad”, dice la también fundadora de la institución.

La joven de 37 años desde hace unos meses dirige el departamento Agrícola, en el que lleva adelante proyectos relacionados con el desarrollo de tecnologías para la producción sostenible de alimentos y cómo lograr plantaciones de café más resistentes en la montaña.

Lo novedoso

Según el director del CDM, las tareas más urgentes están dirigidas al aprovechamiento en esas condiciones de las potencialidades de recursos fitogenéticos, ya sea para la Agricultura, nutrición animal, y la obtención de bioindicadores y factores estimulantes; aspectos en los que ya se exhiben resultados prometedores.

También el uso eficiente de los subproductos, residuales y microorganismos en la alimentación animal, el manejo de recursos y factores de crecimiento, lo cual puede reportar beneficios incalculables no sólo para ese entorno, así como el empleo de productos naturales y las formulaciones combinadas de estos para la Agricultura, y la transferencia de conocimientos y educación a los pobladores de las serranías.

Noryaisi Abreu Romero atiende proyectos relacionados con el desarrollo de tecnologías para la producción sostenible de alimentos y cómo lograr plantaciones de café más resistentes.

Para el sostenimiento de esos avances, el centro cuenta con modernos equipos y tecnología de punta, capaces de dar respuesta y solucionar problemas agroproductivos, medioambientales y sociales.

Entre los adquiridos recientemente están la Liofilizadora, que permite obtener sustancias de mayor pureza y mejores requerimientos para la investigación, y el Espectrofotómetro de absorción atómica, el cual determina la composición mineral de cualquier muestra, venga del suelo, del agua o material biológico mineralizable.

Otros adelantos son el acceso a buscadores de Internet, que permiten obtener información actualizada, y la publicación en las principales revistas de ciencia y tecnología que circulan en el mundo, de artículos relacionados con la toxina del alacrán azul y otros resultados demostrados por los científicos.

No obstante, todavía quedan problemas por resolver. La lejanía, aunque es una necesidad, también constituye un obstáculo, como lo son la falta de mantenimiento, que puede empeorar el estado constructivo de la instalación, los influjos del bloqueo y la migración de nuestros profesionales hacia instituciones con mejores condiciones para los trabajadores, alerta Martín Pérez.

Pero esas dificultades no son óbice para un colectivo que en nueve ocasiones ha resultado Vanguardia Nacional, ostenta la certificación de entidad de Ciencia e innovación tecnológica desde el 2010, razón por la que recibió el reconocimiento de Raúl Castro Ruz, y que aspira a convertirse en centro clasificado de referencia para el trabajo de la ciencia y la técnica en la montaña.

Anuncios

Acerca de juliocuba

Periodista, amante de su Patria
Esta entrada fue publicada en Sociedad y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s