Sombras en el paraíso

En Miami los pacientes son la mercancía de un negocio lucrativo que deja buenos dividendos a mucha gente en hospitales, clínicas…
Por Julio César Cuba Labaut
Foto: Tomada de Cubano1erplano

De visita en Guantánamo por primera vez luego de irse a vivir a los Estados Unidos hace más de dos años, un médico me contó las vejaciones que ha tenido que sufrir por causa de la corrupción que corroe al sistema de salud de esa nación, donde trabaja en un pequeño hospital de Miami.
Nos encontramos en la calle y tras saludarnos apenas me dejó hablar: “Es puro fraude, un negocio lucrativo, en el que el paciente es la mercancía con la que juega un grupo de personas puestas de acuerdo para ganar dinero. Los médicos se creen tan grandes que atienden a los pacientes por teléfono, ni siquiera los tocan, cuando ese es uno de los principios básicos de la Medicina”, dijo.
“Adulteran el diagnóstico y el tratamiento para que el enfermo no se cure porque si lo hacen bien dejan de ganar, que es lo único que les importa. Cuando indican los medicamentos incluyen una lista de otros que no necesitan los pacientes para quedárselos y luego venderlos.
“Le zumba el mango ver esas barbaridades y no poder corregirlas y mucho menos denunciarlas, si lo haces te reprenden, además a quién las vas a decir si los primeros corruptos son los dueños, te marcan y tienes que dejar el trabajo porque te hacen la vida imposible”, advierte.
“Si un médico remite a un paciente para cualquier clínica el que lo recibe tiene que pagarle por ello. Eso ocurre todos los días en todas partes y no pasa nada, es un círculo vicioso al que estás obligado a entrar aunque no quieras.
“Del costo de los servicios mejor ni hablar. Mi hija que estudia y tiene que trabajar, se cogió un dedo con la puerta de un frízer y le cobraron cuatro mil dólares por una radiografía, gracias que el dueño del establecimiento gastronómico asumió el gasto porque yo no lo hubiera podido pagar.
“He visto muchos colegas que eran lumbreras en Cuba, en el propio Guantánamo, y allá tienen que trabajar de mecánicos en algún taller, en la construcción y bailar con la más fea, porque volver a estudiar es otro problema mayor: tienes que dominar el inglés a la perfección y tener dinero suficiente para cubrir los cuantiosos gastos que ello implica.
“Yo, por suerte, anduve con buen pie y tengo un empleo que me da para pagar lo elemental, pero no para que mi familia se dé los gustos que quisiera cada vez que lo desee, vinimos a Cuba luego de dos años pero fue ahorrando al máximo”.
Dijo mi amigo, que también era un galeno notable en Guantánamo, que muchos prefieren no contar esas cosas por vergüenza, pero a él le parece bien que la gente sepa que el paraíso terrenal al que muchos sueñan llegar tiene más sombras que luces sobre todo de las que no se llevan por fuera y marcan el alma, que son las peores.
Para confirmar lo narrado por él, encontré en Internet muchas opiniones similares a la suya, pero me llamó la atención el artículo Salud y pobreza en Miami, publicado en Cubano 1er plano (www.cubano1erplano.com/2013/08/salud-y-pobreza-en-miami.html), escrito por Yadira Escobar, una camagüeyana que fue a vivir a los Estados Unidos en 1994 con seis años de edad.
Ella comenta que los niños ricos en el sur de la Florida no tienen problemas dentales, pues sus buenos seguros cubren todo tipo de atención. Sin embargo denuncia lo difícil que resulta a los pobres acceder a esos servicios.
Dice que el gobierno federal sostiene el Medicaid desde 1965, año que el Congreso bajo el Título XIX de la ley para el Seguro Social autorizó su creación y envía dinero compensatorio a los Estados por sus gastos al participar del programa.
Más reconoce que en 1995 la codicia de los médicos y clínicas era tan alta que el gobierno federal vio como los pobres eran rechazados porque el Medicaid pagaba poco dinero por atenderlos, y entonces vino el gran negocio de los HMO (Organización para el mantenimiento de la salud).
Confiesa que es triste cuando uno descubre las verdaderas intenciones de algunos médicos (o dentistas) en perseguir este antiguo oficio, y no es precisamente para sanar a sus pacientes.
“Los HMO recogen dinero continuamente, aunque los pacientes pobres no tengan consultas. Ese dinero se lo están robando al contribuyente cada vez que rebajan la calidad de sus servicios, o simplemente crean dificultades para hacer casi imposible el acceso a especialistas”, asegura.

“Para los niños pobres resulta muy difícil acceder a los servicios de estomatología en el sur de la Florida”, dice Yadira.

“Para los niños pobres resulta muy difícil acceder a los servicios de estomatología en el sur de la Florida”, dice Yadira.

“Los niños pobres en la Florida, por ejemplo, a pesar de que millones de dólares continuamente se otorgan a los planes de salud para que les cuiden sus dientes, no tienen derecho a tratamientos estéticos aunque padezcan de serias deformaciones, que sabemos a esa edad puede crear baja autoestima o marginación en las escuelas, y por lo tanto permanentemente dejarles un trauma.
“Tampoco reciben Anestesia de $15 a $35, si sus padres no la pagan y encima dejan caer unos cuantos dólares extras por cada visita, lo cual es muy serio para un padre desempleado que se acoge al programa de ayuda social, precisamente porque no tiene un centavo.
“Creo –dice finalmente- que es una vergüenza que un niño pobre no reciba anestesia de parte del país que posee la mayor economía del planeta (y no hablemos de los niños sin ningún seguro médico), cuando las caries son un producto directo de la pésima calidad de los alimentos que pone en el mercado el gran capital”.
En Cuba el Sistema de Salud no es perfecto, pero tampoco admite tales transgresiones, por el contrario da la posibilidad a los médicos de desempeñar su profesión con amor, honradez y sentirse útiles por los servicios de calidad prestados a los pacientes, quienes sin dudas agradecen esa atención.
El Estado que, luego del triunfo de la Revolución, prestó especial atención a la salud del pueblo y concedió el valor que merecen quienes ejercen la profesión, hace unos días autorizó la reincorporación de médicos cubanos emigrados al sistema sanitario, según dio a conocer una editorial publicada en el periódico Granma.
“Los profesionales de la Salud que bajo los términos de la actualización de la política migratoria han salido del país, ya sea por un interés económico, familiar o de índole profesional, incluyendo aquellos víctimas de las engañosas prácticas del vulgar robo de cerebros, tienen la oportunidad, si así lo desean, de reincorporarse a nuestro Sistema Nacional de Salud, a los que garantizará su ubicación laboral en similares condiciones a las que tenían”, indica.
El artículo deja claro que aquellos médicos que abandonaron una misión en el extranjero también podrían reintegrarse al sistema. Hasta ahora, los que lo hacían tenían prohibido regresar a Cuba por un periodo de 8 años.
Opinó el periódico que la medida trataría de frenar la salida de los galenos de la isla y que la concesión indica que la fuga de trabajadores de la salud se ha convertido en un serio problema para el Gobierno.
También señala una serie de medidas del Ministerio de Salud Pública para mejorar las condiciones de vida de los profesionales del sector, entre las que se incluye la reincorporación acelerada a los médicos que regresan al país después de su abandono.
Otras acciones referenciadas por Granma mencionan el acceso a tecnologías de información; facilidades para misiones de corto plazo (grupos itinerantes para cuadros); concesión de becas de educación en el extranjero y proporcionar la participación en eventos internacionales, entre otras, que contribuirán a fortalecer aún más el Sistema de Salud en Cuba que, demás, es gratuito.

Anuncios

Acerca de juliocuba

Periodista, amante de su Patria
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Política, Sociedad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s